Mis lecturas y recomendaciones para el #LeoAutorasOct

Hace unas semanas comenté por el Twitter que, entre mis ineludibles rituales literarios, se encuentra la costumbre de pasar todo el mes de octubre leyendo terror. Así que este año voy a combinar mi mes terrorífico (¿os he contado alguna vez que la época previa a Halloween es mi favorita de todo el año?) con el #LeoAutorasOct. Por una parte voy a comentaros lo que voy a leer yo. No es una lista muy larga, pero he preferido ser realista: últimamente no hay manera de dedicar muchas horas a la semana a la lectura, así que no quiero presionarme demasiado. Y, después, os recomendaré varias obras que contribuirán a hacer vuestro octubre más oscuro.

Antes que nada, haré una pequeña aclaración. Digo que me paso octubre leyendo terror, pero más bien debería decir que me lo paso leyendo cosas inquietantes. Algunas de las obras que voy a leer y recomendar no son demasiado terroríficas per se, pero sí son lo que yo entiendo que es una lectura adecuada para un mes otoñal y melancólico como octubre. Eso que te apetece leer una tarde de tormenta metida tranquilamente en casa, con una mantita y un chocolate caliente. Esas historias que nos dan mal rollo pero por otro lado resultan acogedoras, divertidas o gamberras, según el caso. Supongo que me explico. ¡Comencemos!

Lo que voy a leer:

La maldición de Hill House (o La guarida), de Shirley Jackson. Descubrí a la autora hace poco. Shame on me. A pesar de la elección de cierta cita para el comienzo de Agramonte, de esta obra aún no he leído más que fragmentos. Me compré Siempre hemos vivido en el castillo porque me enamoré de su nombre, su portada y su sinopsis, por ese orden, y se convirtió en una de mis lecturas favoritas del año. O del lustro. O tal vez de la década. Quiero, en verdad, leerme todo lo que ha escrito esta mujer, y de momento voy a continuar por aquí.

Última noche en el páramo, de So Blonde. Porque tengo intención de leer todos los libros del catálogo de Editorial Cerbero, y éste es uno de los que aún tengo pendientes. Qué mejor época para abordarlo.

La nueva madre y otros cuentos, de Lucy Clifford. Después de toparme con este post de Víctor Selles tuve claro que quería leer algo de esta señora. Eso de que La nueva madre haya servido de inspiración a Neil Gaiman para su Coraline ya me parece un motivo de peso para hacerlo.

The Grownup, de Gillian Flynn. De esta autora solo he leído Perdida, y me gustó mucho. Este cuento, o novela corta, o lo que sea, incluido originariamente con el título What Do You Do? en la antología de relatos Rogues, de George R. R. Martin, se ha tildado de escalofriante y lo cierto es que el argumento me llama muchísimo la atención.

Karjefardú: Una historieta en verso para niños con seso, de Esther Castellanos Sancho e ilustrado por Naiara Castellanos Sancho. Os tengo que contar algo. Me encanta la literatura infantil y juvenil y sigo consumiéndola a menudo y escribiéndola a veces. Obviamente, no espero pasar mucho miedo con esto, pero es un volumen lleno de brujas, fantasmas, vampiros y demás seres terribles, ¡y encima ilustrado! Si todavía pensabais que no me haría con él, es que no me conocéis en absoluto. 🙂

Susurros, de Tamara López y Rain Cross. Porque Tamara López o, lo que es lo mismo, Chica Sombra, es guay. Y porque todavía no he leído nada de Rain Cross. Y porque son relatos de fantasmas y no hacen falta más motivos.

Historias de miedo (que incluye las ediciones originales Si quieres pasar miedo y Si quieres pasar más miedo), de Angela Sommer-Bodenburg. Porque este libro, también para niños, contiene historias que creo que dan muchísimo más mal rollo que algunas obras de terror para adultos. Lo he leído ya, sí. Pero lo incluyo aquí y no en la parte de abajo porque lo releo cada octubre. Lo adoro. La época pre-Halloween no sería lo mismo para mí sin esta compilación de cuentos raros e ilustraciones perturbadoras.

Lo que recomiendo:

Siempre hemos vivido en el castillo, de Shirley Jackson. Sí, sé que repito autora y que ya he hablado del libro más arriba. Pero es que me apasionó la historia y cada uno de sus personajes; aunque Merricat, en particular, tendrá para siempre un lugar en mi corazón.

La cámara sangrienta, de Angela Carter. Y, si puede ser, concretamente en esta preciosa edición ilustrada por Alejandra Acosta. Admito que la prosa de esta autora me provoca a veces sentimientos encontrados. De esta colección de cuentos, un par de ellos me dejaron fría, algunos me gustaron mucho y otros me fascinaron, obsesionaron y marcaron hondamente. Imprescindible para quien disfruta con las versiones alternativas (y retorcidas) de los cuentos de hadas.

La chica descalza en la colina de los arándanos, de Nieves Mories. La terminé hace muy poquito y me gustó muchísimo, tal y como expliqué en mi reseña en Goodreads. La prosa de Nieves es maravillosa y la historia encaja a la perfección con un octubre de lecturas escalofriantes.

Ghostgirl, de Tonya Hurley. Os recomiendo toda la saga, en realidad. Más literatura juvenil con la que no pasareis miedo, pero que os brindará una historia de fantasmas emotiva y divertida de principio a fin.

El balneario, de Carmen Martín Gaite. Aquí estoy haciendo un poco de trampa. Este relato, que es lo único que he leído de la autora (shame on me por segunda vez), no es, oficialmente, una historia de terror, pero a mí me pareció muy, muy perturbador, más que muchas obras del género. Leedlo y contadme si no os ha hecho pasar un mal rato.

Cruzando el bosque, de Emily Carroll. Este precioso cómic está lleno de historias de miedo extrañas y oníricas, de visiones surgidas de pesadillas y de nuestros temores más primarios. Algunas de ellas son francamente desconcertantes, pero las recomiendo sin duda.

El fantasma de Anya, de Vera Brosgol. Uno de los cómics con los que más he disfrutado en los últimos tiempos. La historia logra mantener un interesante equilibrio entre la diversión, la emotividad y el terror.

Agramonte y Villa Halloween, escritas por mí. Porque este es mi blog y tengo derecho a hacerme un poco de publicidad 🙂 Ya os hablé de Agramonte en este post, y Villa Halloween es una novelita corta magníficamente ilustrada por Raúl Peris que escribí hace unos años. Trata, de hecho, sobre el origen de la fiesta de Halloween (inventado, claro) y le tengo un cariño infinito. ¡Echadles un vistazo y venid a contarme qué os han parecido!

Bonus:

Recomiendo también El alma del vampiro (anteriormente publicada como La música de los vampiros), de Poppy Z. Brite. A ver. Incluyo este libro porque, técnicamente, Brite (ahora Billy Martin) todavía era una mujer cuando lo escribió y porque, aunque ahora ya no lo sea, no puedo pensar en un conjunto de autor/a y obra menos normativo. Además, aunque yo la leí por primera vez 14 o 15 años y me alucinó (y se ganó el número 1 en mi ranking de lecturas favoritas), a estas alturas continúa siendo bastante desconocido y la verdad es que no me lo explico. Es una novela increíblemente divertida, cruda, emocionante y terrorífica, todo a la vez en una mezcla desconcertante pero que, no obstante, funciona.

Y esto es todo, colegas. Os deseo un comienzo de otoño repleto de lecturas molonas. 🙂

close-up-1838545_1920

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s